El estallido de la crisis sanitaria a nivel mundial provocada por la aparición de la Covid-19 ha supuesto una prueba de fuego para toda la población, pero también para las empresas. Pero si hay que destacar un sector que ha tenido que adaptarse con mayor rapidez a esta nueva situación, ese ha sido el sector logístico.

Es cierto que antes de la llegada del virus, el sector de la logística ya se encontraba en un proceso de evolución hacia un sistema con un mayor predominio tecnológico. Pero la rapidez de actuación que se ha necesitado para responder a la demanda sin precedentes que ha surgido a raíz de los confinamientos, ha dejado patente que aún son necesarios más avances para que el flujo de la logística sea tan rápido como el consumidor necesita.

Cierto es que una pandemia como la que seguimos viviendo no era algo 100% previsible, pero lo ideal sería tomar la experiencia de este tiempo de pandemia como un aprendizaje para realizar una mejora sustancial en el enfoque que la logística ha tenido hasta ahora. La tecnología y los datos se convertirán en los principales aliados de las empresas logísticas de ahora en adelante, y es que la digitalización es imparable con independencia del sector del que hablemos.

Nuevas tecnologías para una nueva logística

El progreso del sector logístico no se entiende sin el uso de las tecnologías más avanzadas para una gestión más eficaz. Pero, sin duda alguna, las siguientes liderarán las tendencias de las empresas logísticas en su digitalización.

  • IOT (Internet de las cosas): El uso de dispositivos inteligentes interconectados con procesadores, sensores y hardware, permite recopilar datos de forma inmediata durante el transporte de mercancías. De esta manera se pueden establecer rutas alternativas en caso de posibles peligros u optimizar rutas de transporte gracias al mapeo realizado a través de sensores.
    El internet de las cosas facilitará en un futuro la reducción de los accidentes de tráfico hasta casi un 80% y dará una mayor seguridad a los conductores al darles un mayor control sobre el estado del transporte. Pero sobre todo, permitirá recopilar datos sobre las tendencias comerciales y permitirá que desde las centrales se conozca en tiempo real si una mercancía ha sufrido cualquier tipo de problema durante su traslado.
  • Inteligencia artificial: El uso de inteligencia artificial en la logística puede ayudar a minimizar los problemas durante el transporte y garantizar una mayor seguridad al encargado del traslado. Además, también contribuye a una mayor optimización de las rutas de transporte, con la consecuente disminución de la huella de carbono que eso conlleva y, la gestión más eficiente de los recursos. La gestión del tráfico, el diseño de estructuras más adecuadas o la programación del mantenimiento de vehículos, son algunos de los aspectos que también se beneficiarán de la aplicación de la inteligencia artificial en logística.
  • Big Data: Los datos lo son todo. Disponer de datos permite realizar un análisis predictivo que ayude a optimizar el mantenimiento del sistema logístico y, a evitar posibles escenarios poco favorables para el traslado de mercancías. Gracias al Big Data se pueden optimizar las rutas, de este modo, la transparencia de las gestiones de la cadena suministro es total, beneficiando a todo tipo de transportes.
    No cabe duda que el uso de Big Data en logística puede ser uno de los mejores avances, permitiendo ofrecer un servicio aún más eficaz y rápido. Incluso permitirá conocer con antelación posibles picos de demanda de los usuarios para que las empresas logísticas puedan actuar con previsión y seguir cumpliendo así sus entregas de forma puntual.
  • Blockchain: Probablemente la tecnología más compleja de las que están llamadas a jugar un papel esencial en la era digital de la logística. Permite evolucionar a las operaciones comerciales y registrar transacciones y rastrear activos, haciendo uso de un sistema mucho más eficiente y transparente, con un nivel de seguridad muy superior al actual para todas las partes implicadas en el proceso de transacción.
    Gracias al blockchain se podrá monitorear de manera eficaz el desempeño de proveedores y operadores; además de gestionar contratos sin necesidad de reuniones o firmas físicas, pero garantizando una seguridad absoluta. Incluso, podrá contribuir a mejorar la seguridad en el suministro, evitando posibles fraudes.

Al igual que ocurre en otros sectores, la digitalización y la tecnología han llegado al mundo de la logística para quedarse. Ahora queda en manos de las empresas logísticas la aplicación de estas nuevas tecnologías de forma efectiva para adaptarse a los nuevos tiempos y a la demanda de cada vez más usuarios. Una nueva visión de la logística que ha traído consigo la aparición de la Covid-19 y que ha llegado para quedarse.

Hacia una nueva logística

25 de octubre de 2021|

El estallido de la crisis sanitaria a nivel mundial provocada por la aparición de la Covid-19 ha supuesto una prueba de fuego para toda la población, pero también para las empresas.