Se entiende por trazabilidad logística, aquellos procesos y lugares por los que pasa un producto desde que es fabricado hasta que es entregado al consumidor final. No obstante, podríamos decir que existen tres tipos de trazabilidad logística en la actualidad:

  1. Trazabilidad hacia delante: Es aquella en la que se identifica el producto en su fase de salida y la empresa/cliente de destino.
  2. Trazabilidad interna o de proceso: Sistema que identifica el proceso o procesos por los que pasa el producto dentro de la empresa.
  3. Trazabilidad hacia atrás: Es aquella en la que se identifica el producto en su fase de entrada a la empresa y la empresa/cliente/proveedor de la que procede.

En resumen, el objetivo de la trazabilidad es construir una “base de datos” de los productos y mercancías que pasan por nuestra empresa, a partir de la recopilación de información como su ubicación, su trayectoria y/o su histórico.

¿Cuáles son sus ventajas?

Algunas de las ventajas más importantes de la trazabilidad logística son las siguientes:

  • Contribuye a mejorar la gestión interna de los productos o mercancías.
  • Mejora de la disponibilidad y transmisión de información y datos sobre los productos o mercancías de las empresa.
  • Mejora del servicio gracias a la mejora en la gestión del stock.
  • Agilización y mayor fiabilidad en la gestión y preparación de pedidos.

¿Cómo puede esto ayudarnos con la gestión del inventario?

Pues bien, si queremos ser una empresa estratégica y competitiva dentro del mercado de la distribución y la logística, debemos saber cómo gestionar nuestro inventario para poder averiguar cuáles son nuestras fortalezas y debilidades logísticas. Se trata de establecer unos métodos herramientas que nos faciliten el desarrollo de estas tareas, para poder agilizar la obtención de información y, por lo tanto, ser capaces de actuar eficazmente frente a las necesidades del mercado actual.

La gestión del inventario tiene dos objetivos fundamentales: por un lado, reducir el excedente de existencias de nuestra empresa, y por otro lado, asegurarnos de que disponemos de la mercancía necesaria en el lugar y momento adecuados. Por esta razón, la trazabilidad logística es una herramienta fundamental para las empresas de distribución y logística de hoy en día. Ayuda enormemente a mejorar los procesos, el transporte y la gestión del inventariado de productos y mercancías de la empresa. En definitiva, nos ayuda a optimizar los procesos por los que pasan los productos o mercancías de nuestros almacenes, ayudándonos, de esta forma, a reducir costes de producción y servicio, entre otros.

Hacia una nueva logística

25 de octubre de 2021|

El estallido de la crisis sanitaria a nivel mundial provocada por la aparición de la Covid-19 ha supuesto una prueba de fuego para toda la población, pero también para las empresas.